realitat

Enrique Santiago: "El mejor homenaje que el PCE puede hacerte es continuar tu lucha trabajando por la unidad de la clase obrera"

Reproduïm la intervenció d'Enrique Santiago del PCE a l'acte de presentació del centenari del naixement de Marcelino Camacho, històric dirigent comunista i sindicalista de les CCOO.



Camarada Marcelino, compañero Marcelino Camacho, en este salón de tu casa, la casa de todos los trabajadores y trabajadoras, que es nuestro sindicato, nos hemos reunido para celebrar que hoy hace 100 años viniste a este mundo para recorrerlo y luchar en él hasta dejárnoslo mucho mejor que como lo encontraste.

En estas paredes obreras retumban tus acertadas palabras mil veces pronunciadas: en asambleas sindicales, en Congresos de las Comisiones Obreras y del Partido Comunista de España, en reuniones de piquetes antes de salir a las calles a conquistar huelgas y derechos. Sentimos que el eco de tu voz, esa que tantas veces nos mostró caminos a veces difíciles de ver, sigue aquí bien audible, clamando contra la injusticia y la desigualdad, contra los recortes de derechos a los trabajadores y trabajadoras, contra la miseria y la precariedad, exigiendo como siempre pan, techo, trabajo y libertad. No hay mejor lugar que tu casa para celebrar tan fértil estancia en esta vida y para congratularnos por tu presencia imborrable en nuestras conquistas, en nuestro Partido, y en nuestra memoria.

Desde muy joven tuviste que transitar los caminos de la historia, siempre dolorosa y dura para la clase obrera. Al principio y durante muchos años de forma anónima como acostumbra a hacer el pueblo al que humildemente siempre has pertenecido. Participaste en luchas, victorias y derrotas, porque así es como se escribe la memoria de la clase trabajadora a la que tan orgullosamente has servido, con sangre, sudor y lágrimas.

Camarada Marcelino, tu vida ha sido lucha, Republica y Partido. Ha sido guerra, campo de concentración, fuga, y Partido. Conociste el exilio, el retorno, la dictadura y la fábrica. Y más lucha y más prisión. Y siempre …el Partido Comunista de España.

Con tus manos de ferroviario y metalúrgico construiste sindicato, huelgas y manifestaciones, increíbles palabras entonces que en los momentos más difíciles hicieron que tu pueblo creyera en un futuro mejor. Pero la España oficial, entonces secuestrada por el Franquismo, esa deleznable versión nacional-católica del fascismo, solo tenía para ti más prisión y más represión.

¡Que gran error de la Dictadura¡ Convertiste tu reclusión en las cárceles franquistas en símbolo de resistencia ante los tribunales de orden público y en clamor por la democracia, en eficaz lucha contra la tiranía de los presos y presas políticas, en un lugar más desde donde organizar las Comisiones Obreras y en un altavoz que hablaba al mundo de la ignominia de la dictadura militar.

A fuerza de cárcel y persecución, los mismos que querían acabar contigo te encumbraron hasta la dignidad de la historia. Tu pueblo, nuestra clase obrera, te convirtió en su mayor dirigente. Fuiste líder porque fuiste ejemplo, porque nunca te doblaron, ni te domaron ni te pudieron domesticar. Y junto a tantos compañeros y compañeras, junto a tus camaradas, nos trajiste amnistía, democracia, solidaridad y más justicia social.

Solo un profundo amor por los parias de la tierra y un inmenso convencimiento en tus ideas de progreso para la humanidad, pueden explicar que resistieras sin flaquear tanto esfuerzo y sacrificio. Por ello, ahora y para siempre representas la dignidad de las trabajadoras y los trabajadores de este país, de toda la gente humilde y decente, al margen del idioma que hablen y del lugar donde hayan nacido.

Camarada Marcelino, a través de ti damos las gracias a todas y todos los que trajeron a España la Ley de Amnistía, el Estatuto de los Trabajadores y la Constitución de 1978, que no por haber sido posteriormente ignorada, incumplida y degradada por los herederos del franquismo, pierde un ápice de su inmensa importancia para llevarnos a la democracia política, aunque tengamos que lamentar que aun hoy en España esté ausente la democracia económica y social y se degraden a diario las libertades públicas.

Es de justicia dar las gracias a Josefina, a Yenia, a Marcel, a toda tu familia por haber tenido la generosidad de compartirte con todas nosotras y nosotros. ¡Tantas horas de tu vida arrebatadas a tus seres queridos para entregarlas a la causa más hermosa: la libertad para un pueblo, la justicia social para la clase trabajadora, la democracia para España!

El mejor homenaje que el Partido Comunista de España, tu Partido, puede hacerte, es continuar las luchas que tu iniciaste. Junto a las Comisiones Obreras, junto a la Izquierda Unida que también construiste y en la que también militaste.

Trabajando por la unidad de nuestro pueblo, de la clase obrera, junto a todos y todas aquellas que defendemos la democracia. De ti hemos aprendido que solo Unidos seremos fuertes y mereceremos respeto. Y que divididos y aislados pereceremos.

Cien años después de tu nacimiento, las luchas siguen recorriendo los campos y las calles de España. Aún no hemos alcanzado la democracia plena que tanto has defendido en el Parlamento como diputado del Partido Comunista de España. Jóvenes que no conocieron la larga noche del franquismo se han incorporado al combate exigiendo el disfrute de todos los derechos humanos para todas las personas, y sabemos que estas satisfecho por ello, porque ese es el ideal de sociedad socialista que defiende tu Partido.

Junto a esos jóvenes y tantas otras personas, hoy sigues luchando codo con codo, y les hablas en el Grupo Parlamentario de Unidos Podemos, en los ayuntamientos del cambio, en las asambleas ciudadanas en la Puerta del Sol, en las Plataformas de Afectados por las Hipotecas, en los encuentros de desempleados, en las redes de organización de trabajadoras y trabajadores precarios, en las coordinadoras contra la ley mordaza y los recortes de libertades, y como no, en las secciones sindicales de empresas en riesgo de cierre por deslocalización, en las mesas de negociación colectiva por la dignificación del trabajo o en las movilizaciones por recuperar los derechos arrebatados a los trabajadores con la excusa de una crisis que ha sido un gran estafa organizada por una derecha autoritaria y corrupta que gobierna España como si de un cortijo se tratara.

Nunca te vamos a dejar descansar, porque tu memoria es una poderosa herramienta para la unidad popular. Tu presencia en el conflicto de hoy es una realidad, porque quien como tu tanto ha luchado, nunca muere, sino que se siembra en su pueblo, vuelve a nacer como enseñanza y crece eternamente como ejemplo.

Camarada Marcelino Camacho Abad, tu nombre es el nombre de la clase obrera y estamos muy orgullosas y orgullosos de ello.

MARCELINO VIVE¡¡¡
QUE VIVA MARCELINO POR SIEMPRE
QUE VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA

Font: Mundo Obrero

Etiquetes de comentaris: , , , ,



Més articles





edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

X

Col·labora!

Formulari de Contacte

Contacta amb la redacció de la realitat*

Formulari de Convocatòries

Fes-nos arribar convocatòries d'actes i mobilitzacions

Formulari de Notícies

Informa'ns d'allò que passa al teu voltant


ajuda'ns a conèixer i transformar la realitat*