realitat

El PCdoB defensa el front de salvació nacional contra el missatger de la mort

La lògica del sistema capitalista despulla a dos camps antagònics; un defensa la vida i l'altre, banquers i grans monopolis, diu Resolució.

El Comitè Central del Partit Comunista del Brasil (PCdoB) va discutir la greu situació en el món i el país, en una reunió virtual celebrada el divendres (17) i el dissabte (18). La Resolució aprovada aborda l'agreujament de la crisi econòmica amb l'avanç de Covid-19, destacant que el govern de Bolsonaro està actuant per a crear un escenari encara més caòtic.

La Resolució afirma, després de verificar les tensions i la inestabilitat en el món amb la pandèmia de coronavirus, que la lògica del sistema capitalista despulla a dos camps antagònics: un defensa la vida i l'altre, banquers i grans monopolis. En el primer, l'Organització Mundial de la Salut (OMS) i països com la Xina, Rússia i Cuba mereixen un esment positiu. En el segon, el punt culminant negatiu és l'administració Donald Trump dels Estats Units.

Al Brasil, el document estableix que els impactes de les retallades pressupostàries en el Sistema Únic de Salut (LES SEVES) i la conducta irresponsable de Bolsonaro ja tenen un alt cost en els peatges de mort. I assenyala com un camí un ampli front nacional de salvació contra Bolsonaro, missatger de la mort.

Llegeix el text complet:

Unir fuerzas amplias en defensa de la vida y la democracia para salvar a Brasil

Bolsonaro es mensajero de la muerte

La pandemia de Covid-19 aumenta las tensiones y la inestabilidad en el mundo. La economía mundial, que ya se había desacelerado, con la pandemia, pasa de un semi-estancamiento a una profunda recesión de inmediato, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI). La crisis es tan grave que incluso los gobiernos ultra liberales, aunque, como siempre, invirtiendo billones de dólares de los estados nacionales en el sistema financiero, ahora se ven obligados a rescatar, aunque de forma limitada, a las personas y la economía real. Revela completamente los efectos dañinos de la globalización neoliberal y financiera y la fragilidad de los países a la hora de cuidar a sus poblaciones. Incluso en los llamados países desarrollados, las estructuras de protección social del estado están debilitadas. Esta realidad destaca la importancia de los estados nacionales, en sus múltiples dimensiones, especialmente en el ámbito económico y social.

La lógica del sistema capitalista despoja a dos campos antagónicos: uno defiende la vida y el otro, banqueros y grandes monopolios. Países en el centro del sistema capitalista, como Estados Unidos, Italia y España, mostraron vulnerabilidades: subestimaron la pandemia y la logística médico-hospitalaria no respalda la demanda.

La solidaridad y la cooperación internacional han sido escasas y frágiles. La Organización Mundial de la Salud (OMS) merece una mención positiva, que ha desempeñado un papel general proactivo en la coordinación de la lucha contra la pandemia. Asimismo, destacan las acciones de solidaridad desarrolladas por China, Rusia y Cuba. En la China socialista, después de la primera víctima de Covid-19, ha crecido, el respaldado y la movilización de la gente, la ciencia y las grandes inversiones, por su respuesta valiente y efectiva a la pandemia y está haciendo una contribución invaluable a la humanidad.

Estados Unidos, la principal potencia imperialista, con el reaccionario Donald Trump como presidente, subestimó la pandemia, que está penalizando al pueblo estadounidense con miles de muertes. Las medidas económicas favorecen los rescates para las instituciones financieras. Estados Unidos, además de no mostrar solidaridad con ningún país, ataca a la OMS y confisca arbitrariamente un montón de suministros hospitalarios. Y desatan maniobras militares contra Venezuela y hacen campaña por noticias falsas contra China. Los más afectados por la pandemia son los trabajadores, especialmente los más pobres, negros y latinos.

Brasil es golpeado fuertemente por la pandemia. Los impactos de los recortes presupuestarios en el Sistema Único de Salud (SUS) y la conducta irresponsable de Bolsonaro tienen un alto número de víctimas. En el frente, expuestos a cargas virales extremas, los profesionales de la salud realizan, bajo condiciones precarias, con notable dedicación, su deber ético-profesional. Sin embargo, hasta hoy, desde la creación del SUS, no se ha organizado una carrera que contemple el deber constitucional de los profesionales que, en la práctica, garantizan el derecho a la salud. El presidente lleva a cabo una campaña continua contra el aislamiento social y expone a la población al contagio del nuevo coronavirus. Despidió al Ministro de Salud, en medio de la pandemia, para perseguir esta acción criminal aún más agresivamente. Designó a un nuevo ministro, vinculado al sector privado, quien dijo que estaba “completamente alineado” con su jefe. El presidente sabotea, en cualquier caso, las medidas sanitarias anunciadas por los gobernadores y alcaldes, y no libera ni retrasa los recursos aprobados por el Congreso Nacional. Promueve el caos en la conducción de la crisis, una actitud rechazada en Brasil y criticada en el extranjero.

En esta trayectoria irresponsable, Bolsonaro se enfrenta al Congreso Nacional, la Justicia, los gobernadores y las autoridades médicas y científicos brasileños. Pierde autoridad y legitimidad y se aísla cada vez más. El presidente actúa como mensajero de la muerte en medio de una crisis de salud sin precedentes. Por lo tanto, revela que no puede continuar a cargo del país. Es necesario continuar la lucha política en varias dimensiones para desenmascarar a Bolsonaro.

Las medidas del gobierno federal, supuestamente para proteger los empleos y las empresas, están muy por detrás de las necesidades y se llevan a cabo lentamente. Además, propone un nuevo recorte en los derechos laborales con la Medida Provisional no. 905. Tenía la intención de imponer una ayuda de solo R $ 200 para trabajadores independientes, desempleados y subempleados. La oposición, junto con amplias fuerzas del Congreso, logró elevarlo a R $ 600 / 1.200. Bolsonaro retrasó el pago lo más posible y ahora trata de presentarse como el autor exclusivo de la ayuda; Este logro pertenece al pueblo y las fuerzas democráticas, que deben seguir exigiendo el pago inmediato del beneficio. El gobierno también retrasa la ayuda a las micro, pequeñas y medianas empresas, al tiempo que privilegia a los bancos.

La verdad es que el gobierno de Bolsonaro ya tuvo un fracaso como resultado de su agenda ultra liberal y neocolonial, y las acciones ahora anunciadas son muy limitadas ante la gran extensión de la crisis. Esto empuja al país a una recesión muy grave. Bolsonaro privilegia la disputa política, presentándose como un defensor del empleo y las empresas, y ataca a los gobernadores, sectores del Congreso, el Tribunal Supremo Federal (STF) que, según él, solo se preocuparían por la pandemia; lo cual es una gran mentira. El campo democrático entiende que el estado nacional debe, al mismo tiempo, defender la vida, proteger los empleos, las empresas, ayudar a los estados y municipios, y no al sector financiero. Es necesario desenmascarar este falso contraste entre la vida y la economía, esta criminal demagogia bolsonarista.

En este contexto, la oposición al gobierno está creciendo. Diferentes corrientes políticas ponen en tela de juicio la continuidad del mandato presidencial. Predican la necesidad de un líder equilibrado para unir a las personas y respetar las instituciones. Sin embargo, el presidente aún cuenta con el apoyo de grandes grupos económicos, sectores militares y segmentos sociales más conservadores.

Bolsonaro apuesta por el caos, la radicalización y la confrontación. Siembra el desorden, un escenario que considera favorable a la escalada golpista que apunta a la ruptura con el régimen democrático. El intento, repelido por las fuerzas democráticas, de posponer las elecciones municipales hasta 2022 encaja en este contexto, así como la amenaza de veto al proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados para ayudar a los estados y municipios, ya que sin la ayuda de la Unión las entidades serían empujadas a la bancarrota y el desorden.

El Partido Comunista de Brasil (PCdoB), en solidaridad con el pueblo, está plenamente comprometido en esta gran lucha nacional para que el país pueda enfrentar y superar esta crisis múltiple: sanitaria, social, económica y política. Con este fin, lanzó un Plan Nacional de Emergencia en el que detalla sus propuestas y señala las fuentes para su financiamiento.

El PCdoB reafirma, en primer lugar, su compromiso en defensa de la vida y la salud del pueblo. Batalla por la defensa del empleo, los salarios, los ingresos de los trabajadores y las personas, que es indispensable para la defensa por la vida. Se esfuerza para garantizar la ayuda a las micro, pequeñas y medianas empresas y por defender la economía nacional.

Para lograr este objetivo, el Partido confía en su banco activo en la Cámara de Diputados, bajo el liderazgo de la Diputada Perpétua Almeida, con el Gobernador Flávio Dino (MA) y con la acción conjunta de los gobernadores. También cuenta con el apoyo de sus cuadros y activistas, la movilización de la gente, la acción con las centrales sindicales, los movimientos estudiantiles, comunitarios y sociales.

En este contexto, el Partido moviliza a la sociedad para medidas preventivas, para la continuación del aislamiento social; combate firmemente las actitudes irresponsables y criminales de Bolsonaro; emprende la defensa de la vida, la democracia y la Constitución Federal; luchar por el estado nacional para liberar los recursos necesarios para todas las necesidades del país para enfrentar y superar la crisis y la pandemia. Y define las siguientes pautas para la situación actual.

a) Persistir en articular un frente amplio para la salvación nacional, en defensa de la vida, la democracia, el empleo y Brasil. Un frente capaz de evitar que Bolsonaro promueva el caos y cree las condiciones para que el país se libere de la crisis y supere la pandemia. Para este propósito, el Partido debe intensificar su diálogo con amplias fuerzas de la sociedad, partidos, entidades, personalidades y líderes. En este frente de salvación nacional, el Congreso Nacional, los gobernadores, el STF, las entidades e instituciones de la sociedad civil, como CNBB, Comisión Arns, OAB-Federal, SPBC, ABC, ABI, hoy combinadas en el Pacto por la Vida y para Brasil, son protagonistas. . Los partidos y parlamentarios de un amplio espectro político, personalidades del mundo de la cultura y la ciencia, las centrales sindicales, la UNE, UBES, Conam, UBM, CMB y una lista de movimientos sociales y frentes de este sector deben participar.

b) Luchar, con la vida como una prioridad, por más recursos y fortalecer el SUS público, integral y universal, seriamente debilitado por la política ultra liberal de Paulo Guedes y Bolsonaro, y al final de la Enmienda Constitucional nº 95. Reforzar el sector de Atención Primaria del SUS, especialmente la Estrategia de salud familiar, que puede cumplir una tarea decisiva en la lucha contra la pandemia. Garantizar el acceso universal a internet para acciones sanitarias y económicas para combatir Covid-19. Establecer, en conjunto con el sector privado, el uso, control y gestión por parte de las autoridades públicas de toda la capacidad hospitalaria existente en el país, especialmente camas de hospital y UCI de hospitales privados y planes de salud, para el tratamiento universal de casos graves de Covid-19. Importar, licenciar (romper patentes) y reconvertir sectores de la industria nacional para producir materiales, medicamentos y equipos estratégicos de hospitales para salvar vidas y proteger a los profesionales de la salud; Para combatir la pandemia, basada en la ciencia, es imperativo apoyar las directrices de la OMS y la gran mayoría de las autoridades de salud del país en el aislamiento social continuo, las pruebas masivas y en la adopción de medidas de protección para el trabajo esencial, en especialmente trabajadores de la salud.

c) luchar en defensa del empleo, los derechos de los trabajadores, contra la reducción de salarios; esforzarse por aumentar los ingresos de la población necesitada; asegurar las necesidades básicas de la población, eximiéndoles del pago de servicios públicos esenciales; luchar por políticas públicas en defensa de los derechos de las mujeres. En ese momento, en particular, para luchar contra la violencia doméstica, en defensa del empleo y los ingresos, con prioridad para las mujeres madres y jefes de familia.

d) Proteger la economía nacional, especialmente las micro, pequeñas y medianas, que generan más de la mitad de los empleos con un contrato formal en el sector privado, empresas medianas, con exención y pago de impuestos, además de líneas de crédito subsidiadas, con garantía del Tesoro Nacional, para capital de trabajo, nómina y mantenimiento de empleos e incentivos para la producción nacional de insumos para la salud.

e) Defender la plataforma de emergencia para estudiantes y jóvenes, garantizando asignaciones de almuerzo para los estudiantes de educación primaria y secundaria en el sistema escolar público; suspender los cargos de financiación estudiantil (FIES) y las tasas de matrícula para estudiantes de bajos ingresos; mantener becas para programas de posgrado y pasantes.

f) Apoyar a gobernadores y alcaldes: suspender el pago de la deuda con la Unión, con bancos públicos y con organizaciones internacionales; autorizar préstamos de inversión; garantizar los niveles de transferencia de fondos de participación, además de cuotas adicionales para enfrentar la pandemia y sus impactos sociales, además de expandir el gasto en salud y compensar la caída en los ingresos tributarios.

g) Intensificar las acciones en todos los frentes de las operaciones del Partido con las banderas ya indicadas; crear y apoyar movimientos de solidaridad, especialmente a las partes pobres de la población, y también a los que defienden a los profesionales de la salud; Fortalecer la batalla de ideas, en las redes sociales y otras posibles actividades en Internet. De esta manera, el Partido y sus militantes pueden mantener y expandir su actividad, desempeñando el papel que impone el presente. Participe y aliente iniciativas creativas que se están multiplicando, como las ollas, que hacen eco del “¡Fuera, Bolsonaro!” A través de las ventanas del país.

Con estas pautas, el PCdoB reitera la convicción de que con la unión de amplias fuerzas sociales y políticas, el país superará la pandemia, derrotará a Bolsonaro y abrirá nuevas y prometedoras perspectivas para nuestro pueblo.



¡Basta de Bolsonaro! Mensajero de la muerte
¡Por un amplio Frente Nacional de Salvación!

Brasilia, 18 de abril de 2020
Comité Central del Partido Comunista de Brasil-PCdoB

Font: PCdoB

Etiquetes de comentaris: , , ,



Més articles




Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb

Tradueix


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre